LÁSER CO2


¿Qué es?

Es un tipo de energía que calienta el agua de los tejidos, estimulando un proceso de regeneración. El calor brindado por el láser de CO2 tiene la capacidad de estimular las capas más profundas de la piel, en donde se encuentran unas células llamadas fibroblastos, encargadas de producir y reordenar las fibras de colágeno.

¿Para qué sirve?

Para tratar arrugas finas y medias, cicatrices deprimidas como las del acné, envejecimiento cutáneo, estrías, cicatrices hipertróficas (elevadas) y queloides, poros dilatados, fotoenvejecimiento, algunos tumores benignos, corregir los párpados caídos.

¿Cuánto dura su efecto?

Depende para que se realizó.

Los primeros efectos se ven en las capas más superficiales de la piel, donde se observa mejoría de la textura, que se hace evidente los primeros días, el efecto máximo se observa entre los 5 y 6 meses cuando el colágeno ha comenzado a regenerarse.

¿Duele este tratamiento?

Dependiendo el área de tratamiento y la cantidad de energía empleada tendrás más o menos dolor, hay zonas más sensibles como cerca a los ojos y a la nariz.

El equipo con el que contamos en Pielísima, tiene varias modalidades que ofrecen buenos resultados con poco dolor e incapacidad.

¿Quedo incapacitado?

Puedes experimentar hinchazón y la aparición de unas pequeñas costras en forma de malla en las áreas tratadas. Estas costras no debes retirarlas sino esperar a que caigan solas.

Deberás cuidarte del sol para evitar las manchas y la cicatrización inadecuada, no podrás asistir a turcos piscinas o saunas, mientras tu piel cicatriza y deberás seguir todas las indicaciones de tu dermatólogo.